Archivo de la etiqueta: semana 40

Un pozo negro y oscuro…

sí, sí, increíble, pero así se siente mamá porque yo no salgo. Imagino que todas las mamás que lleváis desde hace más de 15 días esperando el momento la entenderéis, yo no la entiendo para nada, aquí se está tan bien, que para qué salir.

Si es que mamá, ha hecho de todo, subir y bajar escaleras durante horas, caminar hasta el agotamiento absoluto, estimularse los pezones, practicar sexo, comer picante, saltar, bailar, dormir, descansar, esperar a la luna nueva, enfadarse y nada, yo no entiendo esas señales, es que no estoy preparada, lo siento mamá. Así que esta mañana, tras una llantera sonada, mamá ha decido enfadarse, no me habla, se ha cansado de esperarme. Lo último que me ha dicho es que salga cuando me de la gana y ahí ella será feliz.

El médico me ha dado un ultimatum también, si en martes 29 no he salido por mi propio pié, será él quien me saque a la fuerza. Y mami ya se ha resignado. oscuridad

La suerte de mis papis es algo dudosa, los que los conocéis lo sabéis, pues hoy mamá ha asumido esto también, que con la suerte negra que tienen, tampoco podrán disfrutar de un parto natural y tranquilo, solo piden que dentro de la medicalización y lo que los doctores consideren todo salga bien, aunque ya les han dicho que será un parto largo, en el sanatorio ingresadas varios días, medicalizado, con el doble de dolor… ¿cómo va a estar mamá?

Papá la anima, y le cuenta que si a mi me encargaron con Papá Noel, tal vez llegue el 25 de septiembre, pero no hay manera, mamá no lo escucha, sólo llora, está muy irascible y enfadada conmigo y con el mundo. La suerte tampoco nos va a acompañar para esto, pero mami, me llamo Victoria, y tendré que venir al mundo heóricamente…

Ya se está acabando…

… amigos nuestros, que nos leeis, y nos seguis, que habéis apoyado a mis papás en todo momento, nos habéis animado en los peores momentos, y que habeis hecho que mamá se sintiera bien cada día, esto se acaba. Oficialmente hoy mamá cumple sus nueve faltas, sus nueve lunas, entramos en el noveno mes, el definitivo.

Ha sido una andadura muy dura para los tres, llena de cambios casi casi diarios, al principio casi nadie apostaba por mamá y por mí, pero yo he luchado para que nadie me diga que no me merezco mi nombre y al final, he llegado hasta aquí, con la ayuda de mi mami, mi papi, mi abu Mamen, la familia y todos nuestro amigos.

Yo se que mamá va a extrañar mucho sentirme suya, porque ahora somos solo ella y yo, con nuestra intimidad, yo desde aqui dentro se lo que le pasa en cada momento y ella me siente y sabe absolutamente todo de mi. Me quiere más que a nada ni a nadie en el universo, y lucha cada segundo porque al salir me encuentre un mundo lleno de sonrisas. Nos ha costado mucho mamá. Pero ahora nos queda disfrutar del resto de nuestras vidas juntas. Ahora viene lo mejor mamá, crecer juntas, tú como mamá y yo como tu niña. Me tienes que enseñar todo, absolutamente todo. Te voy a querer muchísimo  y siempre vamos a ser una, porque así es. Es nuestro destino.

amanecer

Papá, en cambio, desea sentirme suya, soy su niña mimada, el amor de su vida, por lo que lucha desde hace meses, para verme la carita, jamás va a sentir lo mismo por nadie. Él no me tiene dentro, por eso desea que salga a cada momento, a cada instante, porque cuando salga ya seré más suya que de nadie, y lo voy a adorar tanto…

Estamos en el final de una etapa y en el principio de otra, el ocaso de nuestras antiguas vidas, el amanecer de la nueva, en la que ya jamás seremos tres, a partir de ahora seremos uno, para siempre los tres.