La carta de mi mamá.

“Querida Victoria,

ya estás aquí, con todos nosotros, al fin tras 40 semanas justas, cuando pasaba sólo una hora del día, decidiste dar la patada certera,  gracias a la cual ahora estás aquí.

LLegaste al mundo tras 10 horas de duro trabajo con la cabeza alta, erguida, mirando al  cielo, y así quiero que sigas el resto de tu vida, orgullosa de ser quien eres, de donde vienes, que nadie haga que agaches esa cabeza, no permitas que nadie te humille, y recuerda hija, eres Victoria Fernández López, nacida el 22 de Septiembre del año 2009, a las 11:35 de la mañana en el Hospital USP Santa Teresa de la ciudad de La Coruña, en un maravilloso día soleado con 26 grados de temperatura, el sol reflejó en tu cara nada más salir. LLegaste con el otoño, para llenarnos de vida a todos. Pesaste 3,680gr y  mediste 51cm. Has nacido para ganar y así lo has demostrado ya.

Como le dije a tu padre en su día, hoy es tu día:  Victoria ¡gracias por existir!

Empezamos nuestro futuro juntas.

Te ama, tu madre:

Alejandra”